Los primeros meses del año son para las empresas una época de informes, de elecciones y de la demostración de la aplicación de un buen gobierno corporativo.

Es la época de las asambleas, aquellos escenarios donde la democracia hace presencia y se aplica con total plenitud. Es el momento en que los dueños se reúnen para analizar el resultado del ejercicio y proyectar las mejores acciones del próximo año. Es el órgano máximo de la administración, y sus decisiones son de obligada aplicación.  

La asistencia y participación en las asambleas son fundamentales por ser el principal mecanismo a través del cual se pone en práctica el segundo principio cooperativo de “Gestión democrática de los asociados”. 

Sobre la definición del gobierno, recordemos lo que dijo Jean Jacques Rousseau: “El gobierno tuvo su origen en el propósito de encontrar una forma de asociación que defienda y proteja la persona y la propiedad de cada cual con la fuerza común de todos”.

Y de las buenas prácticas del gobierno corporativo, de vital importancia porque generan confianza y credibilidad, que son una herramienta fundamental para la implementación de una sana administración, un buen control interno, externo y de responsabilidad social, siempre, bajo los parámetros de los valores y principios cooperativos.

Los asociados de las cooperativas son sus propietarios, por lo que es necesario que asuman la dirección y control dentro del principio democrático, de su empresa cooperativa.
 
De tal manera, que se debe decidir respecto a la forma en que se realizarán las asambleas, sean estas de manera presencial, no presencial o mixta, evaluando y tomando las decisiones necesarias para obrar en cumplimiento de las disposiciones legales, estatutarias y reglamentarias.
 
Por el número de asociados, algunas de las cooperativas deberán elegir delegados para la realización de su asamblea, quienes serán los encargados de tomar las decisiones relevantes para las cooperativas.
 
Hoy, en la sección “Editorial Fecolfin” el presidente Ejecutivo Enrique Valderrama, hablará de la importancia de las asambleas generales de asociados o delegados para las cooperativas, en particular en las cooperativas de ahorro y crédito.