Con la decisión de la Junta Directiva del Banco de la República de  incrementar en 100 puntos básicos (p.b.)  llevando la tasa de interés a 5,0%,   se encarecen   los recursos del sistema financiero, que afectan, como es lógico, al Sector financiero  Cooperativo.

Con esta decisión  se desacelera el crédito, el consumo y puede verse afectada la producción. Si bien es cierto que el efecto  se verá a corto plazo,  ya que la banca tradicional no ajusta las tasas de manera inmediata, como lo hacen cuando las tasas se bajan, indudablemente este impacto del mayor costo que  se trasladará a los clientes y en el caso particular del sector a los asociados y ahorradores, moverá toda las perspectivas y planes establecidos.  

Por ello, desde Fecolfin  hacemos una invitación  a los miembros de las juntas y a los gerentes, para ser creativos y prudentes con esta decisión, y anticiparse a  tomar las medidas que conduzcan a estrategias más adecuadas para  que no se vean tan afectadas nuestras asociadas.

 La Junta explica las razones

Para el ministro de Hacienda, José Manuel Restrepo, “esta decisión se toma para proteger la capacidad adquisitiva de los colombianos, que es muy importante para garantizar un ingreso real suficiente que permita también un buen comportamiento de la demanda”.

Presentamos el comunicado de prensa que leyó el  gerente del emisor,  Leonardo Villar Gómez 

“Esta decisión se tomó por mayoría de 5 a 2, llevando la tasa de interés a 5,0%. 2 miembros de la Junta votaron por un incremento de 150 p.b.
En su discusión de política la Junta Directiva tuvo en cuenta los siguientes elementos:

  • La inflación total continuó su tendencia al alza y registró en febrero una variación anual de 8,01%, dentro de la cual se destaca el rubro de los alimentos, cuyo incremento anual fue de 23,3%. La inflación sin alimentos ni regulados aumentó de 2,49% en diciembre 2021 a 4,11% anual en febrero.
  • La invasión de Rusia a Ucrania podría intensificar las presiones alcistas sobre los precios internacionales de algunos bienes e insumos agrícolas, la energía y el petróleo. En este contexto, las diferentes medidas de expectativas de inflación han continuado en aumento. En el caso de los analistas económicos la encuesta mensual del Banco de la República mostró que esperan una inflación total de 6,4% para 2022 y de 3,8% para 2023.
  • Los indicadores disponibles muestran un buen dinamismo de la actividad económica a inicios de año. El indicador de seguimiento económico (ISE) para enero señaló un crecimiento anual del 7,8%. La encuesta mensual de industria y comercio mostró que la actividad manufacturera presentó en enero un crecimiento anual del 15,1%, y las ventas reales del comercio minorista se incrementaron en 20,9%. De otra parte, la tasa de desempleo bajó de 15,1% en febrero de 2021 a 12,9% en febrero de 2022. El equipo técnico revisó al alza su pronóstico de crecimiento para 2022 de 4,3% a 4,7%. Lo anterior implica que los excesos de capacidad productiva continuarían reduciéndose a un ritmo más rápido de lo previsto.
  • Con la decisión adoptada el día de hoy, la autoridad monetaria reitera su compromiso con el retorno gradual de la inflación a la meta de 3% anual, para lo cual seguirá tomando las decisiones que sean necesarias.”

Por considerarlo de mucho interés, publicamos el video de la rueda de prensa con la participación del gerente del Banco y el ministro de Hacienda, en la que el gerente leyó el comunicado.